La central eléctrica

A principios del siglo XX, se inauguró la Centrale Montemartini, la primera instalación pública, en la via Ostiense, entre los Mercados Generales y la orilla izquierda del Tíber.

Su historia es varios años anterior a la de la Azienda Elettrica Municipale, la actual Acea, nacida en 1909.

La central se inauguró en 1912 y al año siguiente ya estaba dedicada a la memoria de su Asesor Tecnológico, Giovanni Montemartini.
Se construyó junto al río para poder disponer continuamente de agua y fuera del área dacia para estar exenta de los impuestos sobre el combustible.

La modernísima maquinaria productiva (grupos de motor diesel y un turboalternador a vapor) eran de la casa Tosi. Al principio, desarrollaban una potencia de 7.000 kW, que en 1924 fue elevada a 16.000 con la incorporación de turbinas a vapor.
En 1933 se instalaron dos grandes motores diesel.

En 1963 una parte de las instalaciones quedó fuera de servicio y pocos años después cerró toda la planta de producción. Fue reestructurada y trasformada en los años 80 como Art Center y actualmente alberga una exposición permanente de esculturas procedentes de la colección de los Museos Capitolinos.